martes, 2 de agosto de 2011

LO QUE LA SOLEDAD DUELE




Enfrentado a la marea en el camino,
desanimado por las circunstancias,
duele tanto luchar contra tu destino,
duele la soledad en las distancias.

Es tan difícil entender la ausencia,
de todo lo hermoso que se sueña,
es tan difícil vivir sin la presencia,
de los frutos de una vida pequeña.

Recorro en solitario las desdichas,
ignorado por gente en que confiaba,
desterrado por palabras dichas,
desde el corazón que las pensaba.

¡Cuánto duele esta maldita soledad!
¡Que mi cuerpo ya no se endereza!
¡Pido a los cielos algo de piedad!
¡Estoy solo! ¡Es la única certeza!

Alguien puede escuchar mis gritos,
encerrados en absoluta violencia,
mis dolores quedan bien descritos,
por quien no tiene ni conciencia.

Muchas gracias por dejarme solo,
gracias por vuestras viles mentiras,
gracias por fallar, gracias por todo,
gracias por sacarme de vuestras filas.

Me quedo solo, con mi dignidad intacta,
encerrado entre sueños y desgracias,
sabiendo ahora cuál es la frase exacta,
me despido diciendo, muchas gracias.

Gracias por hacerme ver lo que la soledad duele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario